Solo no puedes, con amigos sí

Videoteca del Centro de Documentación para la Paz. MOC Elaia

El pasado 8 de agosto se publicó en la revista PH, número 101 (Especial monográfico), del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico, dependiente de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía, un artículo de presentación del proyecto que en esta web tratamos, La Digitalizadora de la Memoria Colectiva.

Este artículo se ubica dentro de la sección “_a debate Hacia una nueva institucionalidad cultural. Modelos emergentes de gestión…”, coordinada por Jesús Carrillo Castillo.

Este artículo es publicado de la mano de algunos de nuestros colaboradores, como Isabel Medrano Corrales, Carmen Lampaya Latorre, José Escalante, Miguel Paredes Arjona y Óscar Clemente Galán.

La labor de La Digitalizadora de la Memoria Colectiva

“La Digitalizadora de la Memoria Colectiva: solo no puedes, con amigos sí” muestra la importancia de preservar la memoria audiovisual registrada en soportes fílmicos y magnéticos físicos por parte de los colectivos sociales diversos del último tercio del siglo pasado. Todos estos documentos corren un grave peligro de desaparición, y con ellos, la Historia. Con este motivo se muestra la intención de formar un colectivo de profesionales del audiovisual, del archivo y participación ciudadana que permite a las instituciones culturales custodiar dichos documentos.

No solo se pretende conservar el contenido de estos soportes, sino hacerlo con calidad y valor adicional de enriquecimiento, aportado por los creadores, custodios o personajes que vivieron los hechos que reflejan.

En dicho artículo, se presentan las bases sobre las que se fundamente el proyecto, los objetivos de este, incluso las innovaciones que presenta frente a otros proyectos, además de las aportaciones tan beneficiosas que llevan a cabo los distintos agentes participantes.

Como ya sabemos, todos estos archivos son y serán publicados en esta web, medio esencial de difusión de la Historia rescatada del riesgo de desaparecer, bajo licencias abiertas para su uso artístico, educativo y académico.

Lo que queda claro es que esta labor llevada a cabo por La Digitalizadora de la Memoria Colectiva es que, sin la aportación de todas estas personas, colectivos e instituciones, no se podría conseguir dicho objetivo, manteniendo en vida, tanto las obras originales como las digitalizadas.

Con la presentación de este mediador cultural que promueve una simbiosis con las instituciones dedicadas a la custodia, conservación y difusión de documentos, con el fin de lograr objetivos que no serían asumibles por cualquiera de estas tres partes por separado, La Digitalizadora de la Memoria Colectiva comienza su propio viaje en la historia.

¿Dónde puedo leer el artículo?

El artículo completo se encuentra disponible en formato PDF a través de la web del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico.

Suscríbete
Notificación de
Escribe tu nombre
Escribe tu email
0 Comentarios
Retroalimentación inline
Ver todos los comentarios